Tuesday, November 25

¿Podría IKEA ser el próximo gigante del fast fashion?



Stefan Engeseth es un autor sueco que reflexionó sobre el futuro de IKEA y, según él, el desarrollo más natural para el gigante sueco sea la expansión hacia el mercado de la moda.

No puedo decir que su teoría sea revolucionaria, pero llama mucho la atención la manera en la que la plantea, lo que está generando reacciones muy entretenidas en las redes sociales. Según su análisis, el público buscará piezas customizables debido a la saturación y a la repetición que sufre (y seguirá sufriendo) la moda. 

Esto implicaría entonces que las prendas sean vendidas en piezas separadas, teniendo la posibilidad de armar una pieza totalmente personalizada partiendo del tejido, el color hasta los detalles como cuellos, botones, largo de manga, etc. Hasta ahí viene todo bien. Pero su teoría no termina ahí, sino que habla de la presencia de Ikea en la vida diaria y social de la población. 

Y ahora es que todo se vuelve demasiado 1984 para mi gusto. Básicamente habla de un mundo utópico donde IKEA estaría en todos los aspectos de la vida de los consumidores. Propone los "Ikea Days" donde la gente organizaría reuniones en sus casas (todos vestidos de IKEA, obvio) para compartir y mostrar, a modo de showroom, como eligieron decorar su casa. O sea...

#Miedo #LasDrogas #WTF 

Tengo que admitir que entiendo su razonamiento y que no está del todo equivocado si pensamos en la logística y la organización de producción en masa con la que cuenta IKEA. Estos son factores fundamentales para cualquier empresa que pretenda incursionar en este mercado voraz. Además tienen muy claro el concepto de diseño y packing inteligente ¿Pero es suficiente?

También es verdad que el ciclo repetitivo de la moda está empezando a ser una molestia. La moda cambia a una velocidad extremadamente acelerada, al punto de la ridiculez. Las generaciones más jovenes exigen mucha información: nueva información, fresca e innovadora de forma constante. 

Sin ir muy lejos, tomemos las tendencias como ejemplo. La moda de hoy se inspira en la década de los '90 (!). Veinte años para una persona puede ser mucho, pero para la moda como fenómeno social, no es nada. Estamos repitiendo ciclos cada vez más rápido porque nos quedamos sin contenido, y el contenido nuevo lleva más tiempo en desarrollar que actualizar algo existente. 

Cuando pienso en vestimenta IKEA no pienso en moda, sino en diseños funcionales, comerciales y estéticamente atractivos. Seguramente sea un buen mercado para básicos y prendas sin mucha elaboración (lo cual no necesariamente equivale a que no tengan un buen diseño). Apelar a lo masivo me parece que sería lo ideal, pero no me convence el concepto de las partes separadas. 

Lo que Engeseth no está teniendo en cuenta, es que no queremos hacer ropa, la queremos consumir. La dinámica de las industrias del mobiliario y la moda son totalmente diferentes, por no decir casi opuestas. La diferencia principal es que en el caso del mobiliario, IKEA es una opción accesible y rápida, además de destacarse por ser pioneros y líderes en el rubro. 

El mercado del fast fashion ya está saturado por gigantes como H&M, Zara, Topshop y Forever21 (solo para nombrar unos pocos), lo que dificulta el mismo ingreso masivo y exitoso que logró con los muebles y accesorios para el hogar.  


Por ahora no son más que especulaciones, pero no nos sorprendamos si el día de mañana vamos a buscar nuestros básicos a IKEA.

Sebastián Correa para The Style Gazette

No comments:

Post a Comment